Arte

Color Field: la pintura como sujeto de representación

Color Field: la pintura como sujeto de representación

“No se puede escribir poesía después de Auschwitz”, dijo Theodor Adorno.

Se equivocaba rotundamente con esta afirmación el integrante de la Escuela de Frankfurt a su llegada a los Estados Unidos, tras haber huido de la Segunda Guerra Mundial. El arte no había muerto.

Sin embargo, como para muchos otros, su visión de la vida había cambiado por completo, el porvenir se mostraba incierto y carente de sentido.

Ante ese sombrío panorama, los integrantes del Color Field —un movimiento pictórico esencialmente norteamericano que se caracterizó por enfatizar la materia: la pintura— le devolvieron el color a la vida.

En el color field painting, también conocida como pintura de campos de color, la materia es el medio y el fin, es decir, la forma y el fondo. En este caso, la pintura deja de ser el objeto de representación para convertirse en el sujeto de su representación: el color es el protagonista del lienzo. 

Al igual que el expresionismo abstracto, los artistas que integraban este movimiento, trabajaban en grandes formatos con la finalidad de crear una atmósfera total. Sin embargo, a diferencia del primero, estos no buscaban exaltar el gesto del autor, su pincelada, sino darle prioridad a la esencia de la pintura, su pigmento, el color.

Sin contrastes ni luces, el color dominaba el espacio, incluso en ocasiones parece como si éste se desbordara de los límites del lienzo. Estos son algunos de los artistas que integraron este vibrante movimiento pictórico.

 

Últimas noticias