Arte

El Bosco se convierte en un cómic

El Bosco se convierte en un cómic

No es la primera vez que un artista inspira a otro. En el caso del cómic, contamos con figuras como Roy Lichtenstein, uno de los primeros en emplear este lenguaje para crear arte. En México, es José Guadalupe Posada quien a través de sus grabados capturó nuestra imaginería popular.

En un ejercicio similar, el creativo Max homenajeó al pintor Hieronymus Bosch debido a su 500º aniversario luctuoso, el cual ha sido ampliamente celebrado en el Museo del Prado. Este volumen será presentado el mes de mayo, tiempo antes de la esperada exposición organizada por la pinacoteca.

El Bosco se convierte en un cómic

En esta exploración, Max sugiere un diálogo entre las casi surrealistas imágenes de El Bosco con un formato poco común para su época –del que quizás el pintor fue precursor–. El universo del medieval junto con sus ángeles y criaturas infernales se dan cita en el cómic para plantear una nueva visión sobre su obra. Claro, en tiempos de El Bosco no existía tal cosa como la caricatura, pero como comenta Max al diario El País: “tampoco sabemos de dónde surge toda esa taxonomía de animales fantásticos, barcos voladores, casas incendiadas, pecadores y virtuosos”.

El artista escogió tres de las obras más importantes de El Bosco para elaborar historia: El Jardín de las Delicias, La extracción de la piedra de la locura y Las tentaciones de San Antonio. Estas piezas serán abordadas como una historia circular que al mismo tiempo funciona como una especie de tríptico. Max no repara en decir que El Bosco pudo tener más acercamiento al cómic que varios artistas de su época, pues “tiene un sentido del humor muy loco que seguramente era muy poco ortodoxo para su tiempo”.

El Bosco se convierte en un cómic

Finalmente, el creativo decidió respetar los elementos formales de El Bosco al incorporar varios de sus símbolos como la esfera y los pájaros negros en un contexto que a su vez se acerca a la metafísica de Chirico –artista que admira–.

Max comenta: “He jugado mucho con los espacios blancos, con el vacío, y todo el relato fluye en una visión frontal, es como si estuvieras en un teatro“. Prosigue: “Podemos decir que sus trípticos establecieron las bases de las imágenes secuenciales: El Bosco es similar a los ilustradores de hoy en día: te hacen un encargo y tú luchas cosas que quieres contar”.

Últimas noticias