Arte

Arte sudafricano: del Apartheid al pop art

Arte sudafricano- del Apartheid al pop art

Recientemente Sudáfrica celebró el hecho de pasar a ser una colonia europea a uno de los primeros países independientes en el continente africano. No obstante, Sudáfrica es un país que ha tenido que recorrer un largo camino en cuanto a derechos humanos se refiere, así como a nivel artístico.

Sudáfrica ha pasado por varias épocas en cuanto a arte se refiere: desde las pinturas rupestres de San Bushmen –que datan de más de 4,000 años– hasta el arte conceptual que surge a finales del apartheid en 1990. Esto último expone un gran problema en el arte sudafricano: el racismo. Desgraciadamente, el arte de este país ha sido producido por una mayoría caucásica, una que se concentraban para retratar al Nuevo Mundo. De esta época destaca el trabajo de Thomas Baines, artista que logra dar una nueva identidad nacional.

No sería hasta inicios del siglo XX que Sudáfrica comenzaría a experimentar su propia voz a través del arte. En la década de los 30, el artista JH Pierneef comenzó a pintar paisajes que jugaban con las abstracciones geométricas. En cuanto a las vanguardias, se le debe la entrada del expresionismo a Sudáfrica a dos mujeres artistas: Maggie Laubscher e Irma Stern. Otro factor que impulsó a estas corrientes en Sudáfrica fue el intercambio que se realizó a partir de los soldados y migrantes que vinieron desde diversas partes del mundo tras la Segunda Guerra Mundial.

Arte sudafricano- del Apartheid al pop art

Los tristes años del apartheid trajeron consigo diversas vanguardias pictóricas que iban desde el paisaje hasta el arte abstracto. Es claro que durante esta explosión cultural, las personas africanas estaban excluidas. Curiosamente, la cultura africana fue el objeto de inspiración para varios artistas “blancos”, el caso de Walter Battiss (1950).

En cuanto a artistas africanos, estos nunca recibían reconocimiento debido a su color de piel, pero esto no significaba que no existieran. Entre los artistas que hoy se reconocen encontramos a Gerard Sekoto George Pemba, quienes se concentraron en reflejar las injusticias sociales a las que estaban sujetos de una forma altamente expresionista.

A partir de los años 60, muchos artistas sudafricanos respondieron a los ritmos que marcaron las corrientes posmodernistas europeas y americanas; ejemplos son el trabajo de Cecily Sash, –artista que se le relaciona con el op art–, el de Helmut Starke y el de Kevin Atkinson, quienes fueron influidos por el pop art. Un tema que definitivamente motivó a los artistas sudafricanos a producir fue la crueldad del apartheid, tema que fue abordado por artistas como William Kentridge. Finalmente, Kentridge utilizó dibujos expresionistas para criticar la hipocresía de la vida sudafricana.

Arte sudafricano- del Apartheid al pop art

El arte conceptual llegó a este país en la década de los 90, a finales del apartheid, gracias a la influencia de las bienales de Johannesburgo. Estos eventos contribuyeron a crear un nuevo diálogo entre artistas y corrientes de otros países que desplazaron las técnicas pictóricas por piezas de arte contemporáneo. Recientemente, la artesanía africana ha sido bastante solicitada en el mercado, razón por la que se ha logrado vincular en las altas esferas del arte.

Arte sudafricano- del Apartheid al pop art

Tracey Rose es una videoasta contemporánea cuyo discurso gira en torno a la sexualidad y el racismo.

 

Últimas noticias