Arte

El arte no se libra de los Panama Papers

El arte no se libra de los Panama Papers

El mundo del arte siempre ha sido sinónimo de status y lujo desde sus inicios. Éste fue reservado para el clero, la monarquía y la burguesía, pero ¿por qué? Desgraciadamente, el arte, al ser una actividad culta, sólo podía ser accesible para personas que pudieran financiarlo y acceder a la sensibilidad que proporciona. En esos tiempos, era extremadamente difícil que una persona cuya preocupación fuera alimentar a su familia tuviera tiempo para leer o pintar. Las actividades relacionadas con el ocio eran un lujo aunque existían sus honrosas excepciones.

Este modelo se ha repetido desde el Renacimiento –financiado por la burguesía– hasta nuestros días en los que el mercado del arte contemporáneo es uno de los hobbies más sonados de magnates y millonarios alrededor del mundo. Por lo tanto, el lado oscuro del mercado del arte, cuyos precios alcanzan cifras estratosféricas, abarca desde el lavado de dinero hasta ingresos provenientes del narcotráfico. Por estas razones, no es de extrañar que magnates “amantes del arte” se encuentren en la lista negra de los Panama Papers.

El arte no se libra de los Panama Papers

Los Panama Papers son un caso de leaks de más de 11 millones de documentos que incriminan grandes personalidades del espectáculo en negocios con empresas offshore, es decir, empresas ficticias que realizan acciones ilegales que suman cantidades extraordinarias de dinero. En esta ocasión, tocó el turno a Dmitry Rybolóvlev, un famoso mecenas y coleccionista cuyo nombre aparece en estos documentos.

La razón del vínculo con la empresa Mossack Fonseca es su divorcio con Elena Ribolovleva, el cual es considerado uno de los más costosos del mundo. Este magnate acudió a la firma para esconder parte de sus bienes y que no fueran absorbidos por este proceso legal. A través de Mossack, el magnate creó una empresa ficticia en las Islas Vírgenes Britanicas que le ayudó a esconder obras de Picasso, van Gogh y Rothko para después llevarlas de Suiza a Londres.

Cabe decir que el caso Dmitry no es el único dentro de los Panama Papers. De hecho, México cuenta con su propio Dmitry representado por el magnate Ricardo Salinas Pliego, quien acudió a Mossack para adquirir un yate en las Islas Caimán y a su vez obras de arte en las Islas Vírgenes Británicas, ¿coincidencia?

Sin duda en los próximos meses, conoceremos a los magnates del arte que figuran en los Panama Papers, nombres que seguramente sorprenderán a más de uno.

Últimas noticias