Arte

André Bretón: el ‘papá del surrealismo’

André Bretón es seguramente una de las figuras más famosas de la historia del arte. Aunque su labor principal fue en las letras, este escritor fue el principal impulsor de una de las corrientes de vanguardia más famosas: el surrealismo.

André Bretón fue un prolífico y apasionado escritor. Sus obras más famosa son sin duda El manifiesto Surrealista junto con su novela Nadja. Fue un escritor ávido cuyo trabajo iba desde cartas con personajes famosos como Claude Lévi-Strauss, hasta poesías y escritos colectivos como los realizados con Paul Éluard. No obstante, podemos hallar más de su producción en revistas de vanguardia y surrealistas como: Alfar, Grecia, Hélix, Terramar, Art y VVV, entre otras.

A pesar de tener una imagen de ser un escritor vital y lleno de creatividad, Bretón posee un lado desconocido que lo llevó a ser la figura principal del movimiento surrealista y tener el control absoluto sobre éste –ya que a fin de cuentas era “su” movimiento–.

andre-breton-el-papa-del-surrealismo

Bretón controlaba el movimiento debido a que él mismo fue su causa. Los orígenes del surrealismo se pueden encontrar en la época donde Bretón trabajó en hospitales psiquiátricos, estudiando las obras de Sigmund Freud y sus experimentos con la escritura automática –como en su novela Los Campos Magnéticos–, lo que influyó en su formulación de la teoría surrealista. En ese entonces, el escritor formaba parte del dadaísmo, por lo que rompe su relación con Tristán Tzara para fundar este movimiento.

En 1924, escribió el Manifiesto del Surrealismo y formó un grupo compuesto por Philippe Soupault, Louis Aragon, Paul Éluard, René Crevel, Michel Leiris, Robert Desnos y Benjamin Perét. En sus inicios, este movimiento estaba deseoso de llegar a cambiar la vida de Rimbaud y transformar el mundo de Marx a través de la libre asociación.

De hecho, Bretón afirmaba que el movimiento debía de caminar junto con la ideología marxista. Sin embargo, en 1935 abandona la idea, ya que no pudo conciliar la búsqueda de la libertad absoluta de los surrealistas con el realismo socialista, el cual veía al arte como mero instrumento de propaganda.

andre-breton-el-papa-del-surrealismo

Bretón era prácticamente el pilar que sostenía el movimiento surrealista, y por esto muchos lo recuerdan como un tipo rígido cuyo nivel de obsesión rozaba con el dogmatismo. Así, recibe el apodo del “papa del surrealismo“.

Bretón, como centro del movimiento, emitió varios manifiestos en donde exponía hacia dónde se encaminaba el surrealismo, reglas que todos los miembros a nivel global debían acatar; de lo contrario, eran expulsados. Entre los casos más famosos de expulsión se encuentran: Philippe Soupault, Antonin Artaud, Robert Desnos y Salvador Dalí –al que por cierto llama “Ávida Dollars” (anagrama de su nombre)–.

andre-breton-el-papa-del-surrealismo

De hecho, Octavio Paz –quien conoció al escritor en 1946– decía que Bretón tenía dos caras: por un lado, era una persona tremendamente vitalista, honesta y de gran simpatía personal; por el otro, muy intransigente. Al respecto, Marcel Duchamp escribe lo siguiente:

No he conocido a ningún hombre que tuviera mayor capacidad de amor, mayor poder de amar la grandeza de la vida, y no se entenderían sus odios si no fuera porque con ellos protegía la cualidad misma de su amor por la vida, por lo maravilloso de la vida… Era el amante del amor en un mundo que cree en la prostitución. Ese es su signo”.

André Bretón ¿controlador? O ¿simplemente un líder? Lo que es posible concluir es que definitivamente no es nada fácil liderar un movimiento y Bretón lo sabía. Sin embargo, no hay que olvidar que gracias a él existió una tendencia tan importante como lo fue el surrealismo que define el arte hasta nuestros días.

Últimas noticias