Arte

5 piezas clave del Dadaísmo

El arte no tiene límites, ya que el ser creativo implica salir de los estereotipos y esquemas de lo que las personas llaman “bello”, “hermoso”, “lo que es correcto” y lo que no; el arte evoluciona por esa misma cualidad. El arte nace a partir del cuestionarse a sí mismo y a su realidad.

La primera mitad del siglo XX estuvo marcada por esta búsqueda de romper límites, lo que dio origen a las primeras vanguardias. Pero ese intento de ir más allá, lejos de realmente hacerlo, se quedó simplemente en otra manera de hacer arte, lo que a su vez establecía parámetros que volvían a encasillarlo.

La única corriente que logró romper los límites y hacer del absurdo, del caos y la imperfección un modus vivendi fue el Dadá. El Dadaísmo tenía como premisa el libre flujo, el juego, el absurdo, no pretendía ser hermoso ni mucho menos transmitir algo, fue un grito de rebeldía que pedía al arte no tomarse tan en serio. Esta actitud también es un reflejo del desencanto y la tristeza que se vivió en el periodo de la guerra, tal parecía que otro statement del Dadá era decir “hasta aquí“.

El movimiento Dadá nació en un café de Zurich en 1916, el famoso Café Voltaire. En este sitio se daban cita representantes de diversas escuelas como el Expresionismo alemán, el Futurismo italiano y el Cubismo francés; todos ellos migrantes tratando de escapar de la guerra. Tristan Tzara establecería aquí las bases de uno de los movimientos más fascinantes de la historia del arte.

Pero ¿quiénes fueron sus figuras más importantes? Los nombres que resaltan de esta corriente son Jean Arp, Kurt Schwitters, Max Ernst, Marcel Duchamp y Man Ray. El Dadá fue una corriente que abarcó varios soportes como escultura, artes visuales, literatura y finalmente marcó el origen de lo que sería la instalación y el arte conceptual.

FAHRENHEITº Magazine te presenta 5 piezas claves del Dadaísmo, obras que marcaron el desarrollo e influencia del movimiento en el arte de nuestros días.

1. El primer manifiesto Dada, Tristan Tzara

“La magia de una palabra

     —DADA— que ha puesto a los periodistas

     ante la puerta de un mundo

     imprevisto, no tiene para nosotros

     ninguna importancia”

Este es el escrito más importante de la corriente ya que establece los ideales que tuvo el Dadaísmo a lo largo de sus manifestaciones.

2. “Merzbau”, Kurt Schwitters

5-piezas-clave-del-dadaismo

Esta pieza es básicamente el precedente de la instalación. Schwitters empezó a coleccionar objetos y materiales usados con los que fue interviniendo su departamento. Al final tuvo que comprar dos pisos para dar espacio a su mega-instalación.

3. “ABCD” , Raoul Hausmann

5-piezas-clave-del-dadaismo

El collage fue una de las manifestaciones preferidas del Dadá, el cual llegó a influir incluso en el cubismo. Actualmente, es una técnica que se sigue empleando especialmente en el dibujo y la ilustración.

4. “La fuente”, Marcel Duchamp

5-piezas-clave-del-dadaismo

La escultura que marcó el inicio del arte conceptual. Aunque Duchamp no se consideraba un artista dadaísta como tal, sí se le vincula con el movimiento. En esta pieza, el artista firmó un mingitorio bajo el seudónimo R. Mutt. Lo que buscaba era plantear al objeto cotidiano como una pieza escultórica, y que al colocarlo en un contexto como una feria de arte perdía su valor mundano para aparecer como un ready made artístico.

5. Jean Arp

(Pieza desconocida)

5-piezas-clave-del-dadaismo

Jean Arp fue el escultor por excelencia del Dadaísmo. Sus piezas trataban de ser abstractas y amorfas en este ímpetu de romper con las normas de lo figurativo.

Últimas noticias