Agenda

Rafael Alfonso Pérez y Pérez: Mar de Poetas

Con una carrera impresionante de estudios universitarios y de artes plásticas, Rafael Alfonso Pérez y Pérez, tiene en su historial proyectos tan trascendentales como la dirección del Museo de la Ciudad de Mérida; también ha sido jurado y curador tanto nacional como internacional de certámenes importantes, cómo participado en publicaciones para diarios, revistas y suplementos. Se desempeña exitosamente como subdirector y curador del Museo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público y colabora en la cátedra de Panorama general de la cerámica contemporánea en el Diplomado de Cerámica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Asimismo sus exposiciones en el Estado de México, Xalapa, Oaxaca, San Miguel de Allende, Ateneo de Yucatán, han destacado por su originalidad e inventiva.

Uno de los temas centrales en la obra de Rafael es el viaje. Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha tenido la necesidad de desplazarse, trasladarse, recorrer el mundo para descubrirlo y hacerlo suyo. Gracias a los viajes que el ser humano ha realizado a lo largo de la historia, hemos podido conocer tierras remotas y otras civilizaciones con características y tradiciones propias, lo que nos ha enriquecido y a la vez revelado la enorme diversidad de nuestro mundo.

6

La fuente, 2015 Cerámica y talla en madera 27.5 x 36 x 26 cm

Rafael Pérez y Pérez, como buen investigador y descubridor que es, primero se lanza a encontrar los objetos que reutilizará en su obra: abanicos que fungirán como velas; ruedas de varios materiales para colocarlas en la parte inferior de sus barcas; peces u otras criaturas marinas que acompañan a dichas embarcaciones; y los personajes, ya sean figuras humanas, aves, etc., que capitanean estos vehículos. Posteriormente, ya reunidos los elementos que ha encontrado, plasma sus navíos y nos invita a hacer un viaje que puede dirigirse tanto al exterior, o sea el mundo real, a mundos inventados, o al interior de cada uno de nosotros. Cabe mencionar que muchos de estos elementos encontrados que incorpora a su obra, funcionan como símbolos: el abanico que ha suplantado a la vela del barco nos remite al poder de seducción que tiene tal objeto.

El vivir, para cada ser humano, es una aventura hacia el autodescubrimiento. El zarpar en nuestras naves individuales es el primer paso que se necesita para realizar un periplo personal. El viaje irá descubriendo tanto tierras ignotas, como territorios inexplorados o poco conocidos de nuestra psique.

La invitación que nos hace el autor de esta obra permanece abierta: sin dictaminar el rumbo a seguir simplemente nos impulsa, dándonos alas para volar. Al compartir con nosotros sus hallazgos de viaje, nos invita a que nosotros también encontremos lo inesperado y nos deleitemos con la experiencia del descubrimiento.

Lily Kassner

Marzo, 18, 2015

Últimas noticias