Agenda

Café Budapest Cukrászd: un pedacito de Hungría en Polanco

cafe-budapest-cukraszd-un-pedacito-de-hungria-en-polanco-rs

Polanco es una de mis zonas favoritas de la ciudad, ya que ofrece distintas opciones para desayunar, comer o cenar, además de tomar café o simplemente disfrutar un postre.

Hoy les platico sobre uno de mis lugares preferidos para la hora del postre, un rinconcito rosa localizado en el segundo piso de Common People: Café Budapest Cukrászd.

Este pequeño sitio funge como portal místico hacia Europa Central o… la sala de tu abuela, pues como casi todas estas mujeres del mundo, cuenta con una colección de platitos, antigüedades cursis, libros, juegos de té y fotografías de absolutamente todas las reuniones familiares cubriendo cada una de las paredes.

Su dueña, Gabriela Biringer, abrió este adorable establecimiento para traer a México un poco de la esencia de su amada Hungría, materializando los recuerdos de su infancia tras rescatar y replicar las recetas de los deliciosos postres de su abuela.

cafe-budapest-cukraszd-un-pedacito-de-hungria-en-polanco-.1

Uno de los grandes atractivos de Café Budapest Cukrászd es su decoración, ya que aunque está dentro de un “centro comercial”, regala esa sensación acogedora y amigable para pasar un buen rato dibujando o leyendo un libro. Ahora, si te sientes muy romántico o con ganas de escribir tus memorias, está a tu disposición una inspiradora terraza con una peculiar vista al parque Ángela Peralta.

Por supuesto, también se presta para divertirte con tus amigos, consentir a tu pareja –o pedir perdón– y ¿por qué no? Llevar a tu abuela para que vea otros platitos que no sean los suyos. El único inconveniente son las escaleras y el baño –ubicado en el sótano–. Esta regla también aplica para los niños.

Si eres fanático del cine de Wes Anderson, te sentirás al interior del Gran Hotel Budapest, envuelto en tonalidades doradas y rosadas.

cafe-budapest-cukraszd-un-pedacito-de-hungria-en-polanco-2

Este es un lugar 100% atractivo para los ojos y el paladar. Tal vez no seas súper fan de las tazas antiguas, pero te aseguro que pasarás horas observando cada detalle que hace de este café un sitio encantador.

Mi recomendación para el postre:

El clásico sacher –pastelazo Guauuu de chocolateee– y el té Strawberry Love –dato: bebida importada por Leticia Sáenz, única té sommelier en México–.

Espero que se les haya antojado, ¡nos leemos con hambre pronto!

***

Por: Mónica Fernández

¡Síguela en Twitter: @mafa_cw!

Últimas noticias